AMPE consideró la disolución del Congreso como una “gran oportunidad para la construcción de una nueva era en la política”. (Foto: Giancarlo Ávila)
AMPE consideró la disolución del Congreso como una “gran oportunidad para la construcción de una nueva era en la política”. (Foto: Giancarlo Ávila)

La Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE) respaldó la disolución constitucional del Congreso de la República, anunciada por el mandatario, y consideró este acto como una “gran oportunidad para la construcción de una nueva era en la política”.

"La disolución del Congreso es la gran oportunidad para la construcción de una nueva era en la política, en la gobernanza, y en la institucionalización de una verdadera descentralización del sistema estatal", indicó la AMPE en un comunicado firmado por su presidente Álvaro Paz de la Barra.

En la nota, la AMPE recuerda que apoyó la propuesta del Ejecutivo de adelanto de elecciones "por ser la solución al bloqueo político e institucional".

En ese sentido, agrega que hoy, "ante la falta de responsabilidad patriótica e histórica del Congreso. Ante su espíritu sistemático de obstrucción. Ante su carente empatía con el sentir ciudadano. Nuestro país requería de la toma de una decisión reivindicadora y patriótica".

Además, la AMPE invocó al Ejecutivo a que la gran reforma del Estado se realice “de abajo hacia arriba”.

"Los gobiernos locales somos la base del sistema estatal y democrático. Nuestra cercanía con la población debe estar imbuida de más facultades, recursos y capacidades. El fortalecimiento municipal vía nuestra autonomía, y la desconcentración del poder, debe ser la gran reforma que se debe emprender en este nuevo capítulo de nuestra historia republicana", señaló.

Igualmente, los alcaldes del Perú pidieron a la clase política que "reniega de la decisión histórica de disolver el Congreso", comportarse a la altura de las circunstancias y que “tengan la dignidad, el desprendimiento, el valor y patriotismo de asumir y entender que su tiempo acabó".

Finalmente, la AMPE se dirigió al sector empresarial para decirles que “esta es una gran oportunidad para el desarrollo de políticas de Estado que posibiliten el destrabe económico”.