La semana pasada, la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Lima Norte envió a fojas cero el caso con lo cual se ordenó un nuevo proceso. Hoy, la agraviada y sobreviviente indicó que se encuentra disconforme con la medida.

Es que si bien la sala ha actuado como corresponde, el juicio se ha alargado por lo que Contreras deberá iniciar nuevamente un juicio a más de tres años de ocurrido la agresión.

"Han declarado nula la sentencia anterior pero eso no significa que Adriano Pozo va a ir a la cárcel. Significa que yo debo acudir a un tercer juicio oral y no estoy de acuerdo con eso", declaró ante la prensa la activista.

Asimismo, señaló que no es su responsabilidad que "los jueces de Ayacucho intencionalmente hayan trabajado para favorecer la impunidad. ¿Por qué las mujeres tendríamos que pagar la culpa de jueces indolentes que no están cumpliendo su trabajo?, ¿Por qué no han sido sancionados? Hasta ahora la OCMA no ha decidido sancionarlos o destituirlos". 

"Esperaban una medida menos gravosa, no cargar estas consecuencias de los dos colegiados anteriores", dijo, por su parte, la abogada de Contreras.

Adriano Pozo, agresor de Arlette, es acusado por los delitos de tentativa de violación sexual y tentativa de feminicidio.

Adriano Pozo estuvo 11 meses en prisión. En julio del 2016 fue liberado al recibir un año de prisión suspendida por la Corte Superior de Justicia de Ayacucho por el delito de lesiones leves. Se argumentó que estaba ebrio cuando cometió las agresiones.

Posteriormente, y tras un nuevo proceso, también fue absuelto; sin embargo 
la defensa apeló. En setiembre de 2018 la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema dispuso la transferencia del caso a Lima.

Contreras también pidió las sanciones respectivas a los jueces y médicos legistas que participaron en su proceso. 

TAGS RELACIONADOS