Julio Arbizu defendió su actuación en este caso. (USI)
Julio Arbizu defendió su actuación en este caso. (USI)

En la misma línea que el fiscal de la Nación, José Peláez, que dijo que el caso de Omar Chehade no está cerrado pese al blindaje en el Congreso, el procurador anticorrupción Julio Arbizu subrayó que el suspendido congresista, cuya renuncia a la vicpresidencia del país se votará esta tarde en el Pleno, sería acusado otra vez si se encuentran nuevos indicios de que cometió un ilícito al promover una reunión con generales de la Policía para tratar asuntos privados.

"En la medida en que se encuentren allí nuevos indicios que den lugar a la presunción de algún tipo de responsabilidad del señor Chehade, pues ciertamente sí y podría dar lugar a una nueva acusación constitucional sobre los mismos hechos sustentados en otros indicios a los que originaron la primera acusación", dijo en Ideeleradio.

Negó, asimismo, que haya recibido alguna llamada o intento de presión del parte del Gobierno para dejar de impulsar la investigación contra Chehade. "Desde el inicio hemos atendido a los indicios que teníamos para construir el caso y a nuestro criterio esos indicios eran suficientes para iniciar la investigación y seguir (con esta)", comentó.

"Lo que se ha hecho es impedir que esa investigación continúe, el fiscal al entregarle la capacidad exclusiva al Congreso de investigar ha declinado seguir investigando esos indicios, nosotros hicimos llegar ese escrito de que era perfectamente seguir investigando y ya lo que ocurrió, pues ocurrió" agregó, en alusión al blindaje de Gana Perú y Perú Posible a Chehade en el Congreso.