Un grupo de pobladores tiraron piedras a la discoteca Archi, ubicada en la plaza de armas de la ciudad de (), donde el fin de semana asesinaron a un estudiante.

Francis Moscaisa Paucar (17) fue baleado por un grupo de pandilleros dentro del recinto, luego de que se resistiera a ser asaltado, informó 90 segundos.

Los familiares y amigos de la víctima realizaron una marcha por la paz para exigir justicia. Al percatarse de que la discoteca no había sido clausurada por la municipalidad, los manifestantes atacaron el lugar.

Los restos del joven estudiante fueron enterrados en el cementerio de Chincha.