Se aferró a la vida y luchó 38 días en la cama de un hospital. Ella planeaba volver a estudiar, trabajar, cumplir sus sueños. Sin embargo, Marchena (22) no pudo más y ayer murió sin saber que las quemaduras en el 60% de su cuerpo eran producto del salvaje ataque de su acosador, Carlos Hualpa. Esta triste partida que se ha convertido en el dolor de todos los peruanos llevó ayer a mujeres y hombres a salir las calles a exigir la máxima pena para el criminal.

Como se recuerda, el pasado 24 de abril, la joven fue atacada cuando viajaba en un bus en Miraflores. Su ex compañero de trabajo, Carlos Hualpa Vacas, quien la acosaba, le prendió fuego porque ella nunca le correspondió.
El criminal fue atrapado y con total sangre fría dijo: “Sentí que debía darle un escarmiento. Saqué la botella con gasolina que tenía en mi mochila. Me acerqué. Yo solo quería echarle en la cara, pero el bus se movió y se esparció en todo su cuerpo”.

NO PUDO MÁS
Eyvi Ágreda había sido sometida a 12 operaciones en el hospital Guillermo Almenara. La última se realizó hace cuatro días. Sin embargo, su corazón se detuvo ayer a las 11:15 a.m. al no resistir un shock séptico (infección generalizada) causado por el bacilo pseudonoma, señaló el doctor Luis Bromley.

“Fueron 38 días de agonía. Cada día era un día nuevo. Un día de lucha, un día de esperanza. Ella me dijo que quería vivir, quería volver a trabajar, volver a sus estudios, quería visitar su tierra (Cajamarca). Ella es un ejemplo de lucha”, contó el médico.

Sostuvo, además, que “Eyvi Ágreda nunca tuvo conciencia de lo que había pasado. Ella sabía que había tenido una quemadura, pero los detalles propios no”, recordó.

La joven interactuó con sus familiares y doctores. Incluso preguntó a sus hermanos qué le habían regalado a su mamá en el Día de la Madre. Sus padres, Ladislao Ágreda y Pauladina Marchena, estuvieron todo este tiempo a su lado. Ellos están destrozados.

El cuerpo de Eyvi Ágreda fue llevado a la morgue, donde, inexplicablemente, tardaron en realizarle la necropsia. Su hermano, Jaime Ágreda, pidió a las autoridades pena de muerte para Carlos Hualpa. Señaló que velarán a Eyvi en un cuarto alquilado en Los Olivos.

Apenas minutos después de conocerse la muerte de Eyvi, el presidente Martín Vizcarra declaró en San Martín de una manera general: “Nos sentimos muy apenados, pero a veces esos son los designios de la vida, así que cuando regresemos estaremos ahí”.

Si bien estas frases fueron criticadas en las redes sociales, luego el mandatario aclaró y dijo que se refería a los médicos que hicieron todo lo que estuvo en sus manos. Al referirse a Hualpa, sostuvo que “a este tipo de agresores deben meterlos a la cárcel de por vida”.

Por su parte, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Mendieta, refirió que la muerte de Eyvi “es un dolor que siente toda la población”.

LE ESPERA CADENA PERPETUA
A Carlos Hualpa, quien quemó a Eyvi Ágreda, le esperaría la cadena perpetua luego de que se produjera la muerte de la joven. Ahora, el grado del delito de tentativa de feminicidio cambiaría a un crimen consumado, según explicó el abogado penalista Roberto Miranda.

“La calificación inicial que hizo el Ministerio Público fue el de tentativa de feminicidio más lesiones graves (en agravio de otras personas) e incluso se iba a incorporar la figura de daños materiales al bus. Ahora, el grado ha cambiado a la consumación del delito, más no el tipo penal”, sostuvo.
Precisó que no importa el tiempo que haya pasado desde las lesiones hasta el deceso. “El fiscal tendrá que reformular y pedir al juzgado una recalificación del grado que pasa de tentativa a consumación”, explicó.

Las sanciones por el delito de feminicidio, de acuerdo al Código Penal, van desde 25 años de cárcel hasta la cadena perpetua, indicó.

El caso de Carlos Hualpa se agrava, además, porque se ha establecido que hubo una premeditación. Esto quedó demostrado con sus propias declaraciones.

Como se sabe, él contó que compró la gasolina con un mes de anticipación para atacar a la joven. Hualpa cumple prisión preventiva en el penal de Ancón.

TAGS RELACIONADOS