Tras una intensa campaña, llegaron al municipio, se hicieron alcaldes. Su objetivo: robar y hasta matar. Sí, porque de otra forma no se puede explicar la actitud de varios burgomaestres –detenidos en megaoperativos– que usaron los recursos del distrito para crear mafias con tentáculos en otras instituciones del Estado, como Registros Públicos y la propia Policía Nacional.

Uno de los casos más sonados es el de la banda Los Intocables Ediles, que tenía como cabecilla a Elías Cuba, ex alcalde de La Victoria, y que logró reclutar –según la Fiscalía– a dos generales PNP que ahora están presos. Ellos son José Figueroa Gonzales y Dwight Vásquez Gálvez. La banda fue desarticulada el 3 de agosto por, prácticamente, haber tomado el emporio de Gamarra con el cobro de cupos.

Otros de los alcaldes detenidos fueron el de Santa Rosa, Carlos Arce Arias, por tráfico de terrenos y sicariato; el de Punta Negra, Willington Ojeda, también por tráfico de terrenos; y el de Lunahuaná, Félix Villalobos, por corrupción.

Al 5 de diciembre de 2018, fueron 14 burgomaestres apresados –y una autoridad edil electa– por cometer diversos delitos. Eso sin contar los capturados en 2017. A ellos se suman los representantes de los gobiernos regionales