Calandría recomienda a los padres poner mucha atención a sus hijas para evitar casos de violencia sexual. (Difusión)
Calandría recomienda a los padres poner mucha atención a sus hijas para evitar casos de violencia sexual. (Difusión)

El riesgo de se suele incrementar en situaciones de desastres como los que atraviesa el país actualmente. Ello debido a que los agresores sexuales aprovechan el estado de vulnerabilidad de sus víctimas, que en su mayoría, son niñas y adolescentes.

Así lo advirtieron las expertas de la Asociación de Comunicadores Sociales Calandria, quienes precisaron que, de acuerdo a la información de la Defensoría del Pueblo, los casos de violencia al interior del ámbito familiar se elevaron de 97 a 114 en Pisco y Chincha, dos ciudades de emergencia afectadas por el terremoto del año 2007.

"Existe una relación entre el aumento de casos de violencia sexual y los desastres en el Perú. Esta es una problemática invisible, sistemática y silenciosa que trunca los proyectos de vida de miles de niñas y adolescentes", señaló Lourdes Sandoval, coordinadora de proyectos de Calandria.

Sandoval refirió que luego de un desastre, las niñas y adolescentes están expuestas a situaciones en riesgo, ya que sus viviendas se encuentran afectadas y sus padres están ocupados en la reconstrucción de sus casas o en recibir ayuda humanitaria y no les dan el soporte necesario.

En ese escenarios, las menores muchas veces restan importancia a estas actitudes, comportamientos o actos violentos, como tocamientos indebidos o exposición a la pornografía, entre otros.

VÍCTIMAS SON NIÑAS

Según cifras de la Policía Nacional del Perú, en nuestro país, cada día 11 niñas y adolescentes son violentadas sexualmente. Además, cada día, 6 niñas o adolescentes son violadas en su propia casa por un familiar o conocido.

Precisamente para prevenir esa problemática, Calandria impulsa la campaña de prevención "Ya no es secreto", que tiene como propósito informar a los padres y madres de familia sobre el embarazo por violencia sexual en niñas y adolescentes.