Sigue actualizado en nuestra APP

Alerta en Lima por robo de fuente radiactiva

La manipulación de este material podría generar daños irreversibles a la salud, según el IPEN.

(Getty)

(Getty)

Este sofisticado dispositivo, de propiedad de la empresa END Perú S.A.C., contiene una fuente radiactiva de Iridio 192. (Referencial/ Getty)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Se encendieron las alarmas en el Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN) por el robo de una camioneta que transportaba un equipo de gammagrafía industrial, el mismo que se emplea para verificar la calidad de las soldaduras mecánicas.

Este sofisticado dispositivo, de propiedad de la empresa END Perú S.A.C., contiene una fuente radiactiva de Iridio 192, que podría generar daños irreversibles a la salud si es manipulado de forma inadecuada.

PERU21

(Perú21)

(Perú21)

De acuerdo con el IPEN, la sustracción del vehículo –un Toyota plomo Hi Lux de placa ARN-910–, se produjo el jueves 8 de agosto, a las 7:30 p.m., en el cruce de las avenidas María Elena Moyano y Velasco Alvarado, en Villa El Salvador.

Ante ello, se han activado los mecanismos de búsqueda y recuperación de este material radiactivo. Personal especializado, provistos de equipos detectores, han sido desplegados por diversas zonas.

CAJA METÁLICA AMARILLA
El equipo robado es una caja metálica amarilla, que pesa de 25 a 35 kilos aproximadamente. Dentro del mismo se encuentra la fuente radiactiva de Iridio 192, de apariencia metálica similar a la punta de un lapicero, que emite rayos gamma.

Según el físico Marcos Munive, jefe de Fiscalización del IPEN, la exposición a este material y su inadecuada manipulación podrían ocasionar –en casos extremos– quemaduras de hasta tercer grado y esterilidad.

“Esto podría ser temporal o permanente. Otros efectos biológicos inmediatos por estar varios minutos frente a esta fuente son la caída de cabello, anemia, vómitos y náuseas”, manifestó a Perú21.

Agregó que “debido a las quemaduras, las personas podrían perder parte del cuerpo (amputaciones). Las quemaduras por radiación son severas y en la mayoría de los casos son irreversibles. A la fecha, no hay forma de tratarlas”.
Por esta razón, Munive recomendó a la gente que, en caso de hallar el equipo, se mantenga alejada dos o tres metros del mismo, como mínimo. Asimismo, pidió que avisen de inmediato al citado organismo, para proceder a su adecuada recuperación.

Otras de las preocupaciones del experto es que este dispositivo sea vendido como chatarra, pues en ese proceso se podría producir una manejo inadecuado del mismo. En este caso, las consecuencias podrían ser fatales.
Es por esta razón que los expertos del IPEN han iniciado la búsqueda en las zonas de venta de metales que se encuentran en varias partes de la ciudad.

Finalmente, el físico descartó que en nuestro país haya un mercado negro para esta clase de elemento. Dijo, también que el Iridio 192 puede ser empleado para la fabricación explosivos, pero lo consideró poco probable.
“En caso fuera usado como material explosivo, el rango de acción solo sería unos pocos metros y no generaría mayor contaminación”, manifestó. Agregó que el objetivo de los hampones era el vehículo.

EL DATO
- El 17 de julio del 2010, la empresa END Perú S.A.C. reportó el robo de otro material radiactivo.
- En junio de 2016 se dio a conocer el robo de Cesio radiactivos del hospital Edgardo Rebagliati.

Tags Relacionados:

Lima

Ir a portada