Aldo Felipe Castagnola Bejarano, hijo del dueño de , y su guardaespaldas Luis Antonio Palao Soberón fueron trasladados esta tarde al , donde permanecerán recluidos mientras afronten el proceso que se les abrió por delito de tenencia ilegal de arma de fuego y comercialización de drogas.

Cubierto con una colcha y esposado de manos y pies, Castagnola Bejarano abandonó la celda del Palacio de Justicia –donde también se encontraba Palao Soberón– y fue llevado al mencionado establecimiento penitenciario en un vehículo del INPE.

El 5 de noviembre, la Policía capturó a ambos en los exteriores del Club Regatas, en Chorrillos. En ese momento se les incautó armas de fuego, pasamontañas, una foto del empresario Aldo Castagnola Giuffra, así como anotaciones en las que figuraban la rutina de este último.

Cabe recordar que pese a que se , la Cuadragésima Tercera Fiscalía Provincial Penal de Lima, a cargo de Irma Díaz Livaque, determinó que se continúe las investigaciones a Castagnola Bejarano y Palao Soberón.