Aunque todavía no hay una confirmación oficial sobre los presuntos cinco muertos (tres militares y dos terroristas) en , el ministro de Defensa, , aseguró que hay heridos y que todavía sigue el combate contra los sediciosos, aunque las características del lugar dificultan la obtención de cualquier información confiable.

"La situación no es fácil (…) Las fuerzas están dando duro combate a estos narcoterroristas", dijo a RPP. "Estamos en una zona de conflicto muy alejada a la base central de Kiteni. Seguramente en las próximas horas podremos confirmar la cantidad de heridos y vamos a comunicar la relación de bajas si las hubiera", detalló.

Añadió que se ha destinado un helicóptero a la zona para transportar a los heridos y que la base cercana cuenta con médicos e insumos necesarios para atender cualquier emergencia.

De otro lado, respaldó la información que brindaron las empresas cuyos trabajadores fueron secuestrados, Construcciones Modulares y Skanska, ambas contratadas por Transportadora de Gas del Perú (TGP), negando cualquier entrega de dinero a los narcoterroristas.

"Quiero descartar las hipótesis de algunos analistas de salón. No ha habido ninguna concesión ni acción de parte de TGP. No se ha pagado ningún rescate. Similar texto tengo de las otras empresas", dijo a Canal N.