Tras varios meses de trabajo, la reabrió la Alameda de los Descalzos, la Alameda de los Bobos y el Paseo de Aguas del Rímac, obras maestras de la arquitectura colonial, las que han sido rehabilitadas y que ahora lucen nuevos rostros.

Entre las labores realizadas se incluye el cambio de pisos, la colocación de cinco mil metros cuadrados de lajas de piedra, la instalación de adoquines de concreto y la colocación de una moderna iluminación ornamental con 131 postes, que incluye tecnología LED en el Paseo de las Agua.

También se han rehabilitado las estatuas de mármol, los cien jarrones con bases de fierro fundido, las 48 bancas de mármol de carrara, el resembrado de 12 mil metros cuadrado de césped y la remodelación de 950 metros cuadrados de cerco perimétrico.

El alcalde de Lima, , señaló que estos trabajos forma para del proyecto de recuperación del Centro Histórico de la capital. Recalcó que estos tres puntos formarán parte de un circuito turístico que incluirá al Cercado y al Rímac.

Explicó que las alamedas de los Descalzos y de los Bobos, además del Paseo de Aguas, podrán empalmar fácilmente con el Jirón de la Unión hacia el Parque de la Exposición. Preció que en estos lugares se ha invertido más de S/ 8'751,000.