Cansados de los maltratos que padecían sus hijos, varios padres de familia del colegio Antonio Raymondi, en , denunciaron a la profesora Edith Gonzales Carhuancho, quien enseñaba en el segundo grado de primaria.

Según contaron los indignados padres, los niños eran "tratados como delincuentes", pues la maestra los golpeaba constantemente con una correa, lo que provocaba que ellos vivieran atemorizados y con traumas.

Los propios niños dieron su testimonio de las golpizas que les propinaba Gonzales. "Yo venía con dos pantalones, un buzo debajo del pantalón para que los correazos no me duelan. Sabía que la profesora me iba a pegar", señaló en Abre los ojos.

Incluso, llegaron a afirmar que, como castigo, la profesora metía la cabeza de los alumnos bajo el agua del caño y hasta dentro de un inodoro.

Las autoridades del colegio afirman que ya se separó a la profesora mientras se realizan las investigaciones, pero los padres aseguran que esto no es cierto.