(Internet)
(Internet)

Un tribunal español absolvió al y sus principales colaboradores acusados de haber practicado 89 abortos ilegales en sus clínicas de Barcelona.

En la sentencia, la Audiencia de Barcelona considera que las interrupciones del embarazo por las que el médico afrontaba 270 años de cárcel están amparadas por la ley.

El tribunal absolvió a Morín, a su esposa y otros nueve colaboradores de sus clínicas de Barcelona a los que la Fiscalía acusaba de los abortos ilegales, además de asociación ilícita, falsedad de documentos, tras un largo proceso judicial por el que el ginecólogo permaneció dos meses en prisión preventiva.

La sala considera que los abortos denunciados por la Fiscalía quedan amparados por la ley aprobada en 2010, ya que o entraban dentro de las 14 semanas de gestación en las que la nueva legislación permite el aborto libre o significaban riesgo de daños físicos o psíquicos para la madre o el feto.

Asimismo, señaló que los abortos se llevaron a cabo "con el consentimiento y bajo petición expresa de las mujeres embarazadas y de sus representantes legales en el caso de las menores de edad, en centros habilitados y homologados, por ginecólogos titulados".