Tras la captura de —sobre quien pesa cargos por tocamientos indebidos y actos libidinosos sin consentimiento en contra de Macarena Vélez— los abogados de la modelo, Yorry Warthon y Katty Cachay expresaron su satisfacción, pero también advirtieron que el proceso judicial avanza muy lento.

En conversación con Perú21, la letrada Katty Cachay quien también está a cargo de otros dos casos en contra del detenido, se mostró optimista, pero lamentó el poco tiempo que tiene la Fiscalía para determinar una sentencia.

“Lo vemos con optimismo. Ya era hora de que se capture a Adolfo Bazán. Habían pasado bastantes meses desde que ordenó su detención. Lamentablemente, son solo cinco meses los que tiene el Juzgado correspondiente para que pueda sentenciarlo. Su mandato de prisión es de cinco meses, pero hay que tener en consideración que solo es por el caso de Macarena (Vélez). También estamos viendo el caso de la chica de Punta Negra y el de la ‘chica de la terraza’", señaló .

Además, la letrada señaló que hay otras denuncias más graves en contra de .

“Hay dos casos más: el de un menor de edad y el de una chica que fue enamorada de este sujeto. Es más, se ha comprobado que el señor grababa imágenes sexuales y las subía a una red pornográfica en Internet. Con respecto al caso de Joshelin Trauco, no sé si su mamá llegó a desarchivarlo. Se supone que iba a empezar los trámites”, aseveró.

“Todas las imputaciones son de carácter sexual. ¿Qué está pasando? No se sabe qué está pasando. Espero que el Juzgado a cargo proceda rápidamente. Ya tiene todas las herramientas”, agregó Cachay, quien señala que Bazán podría afrontar una pena mínima de 35 años.

Asimismo, la abogada explicó el porqué la investigación por el caso de Macarena Vélez ha logrado avanzar con mayor celeridad.

“Eso tiene una explicación. El caso de Macarena pasó a una Fiscalía común. Ellos no hicieron nada, por eso Bazán intentó escapar del país. En es ínterin, una Fiscalía especializado de violencia contra la mujer tomó el caso, le quitó competencia y solicitó la prisión preventiva. Caso contrario, no hubiera avanzado. La Fiscalía común que estaba a cargo no hizo absolutamente nada. Todo fue porque una fiscal tuvo la valentía de adoptar el caso y lo sacó rápidamente”, concluyó.