(USI)
(USI)

Unos 70 mil padres de familia a nivel nacional ejercerán el rol de vigilancia social previsto por el programa de alimentación escolar , con el fin de garantizar, por ejemplo, que los proveedores que no cumplan con los estándares exigidos sean —dependiendo de la gravedad de la falta— amonestados o se les rescinda sus contratos.

Así lo afirmó Guiselle Romero, directora ejecutiva del programa social, durante la reunión que sostuvo con la directiva de la Confederación Nacional de Federaciones de del Perú que preside José Ramos.

"La vigilancia social depende de la activa participación de los padres de familia, que a su vez permitirá hacer efectiva la transparencia en la gestión del programa", sostuvo la funcionaria.

Hasta la fecha se han instalado 34,784 comités de alimentación escolar (CAE) en todo el país, integrado por 69,568 padres de familia. Romero detalló que en cada colegio que atiende el programa se tiene que constituir un CAE, que debe estar integrado por el director o un docente del colegio y dos padres de familia.

Precisó también que Qali Warma trabaja con un modelo de cogestión Estado-sociedad civil, que es descentralizado y participativo. "La cogestión implica la participación de los gobiernos locales, las redes de salud, gobernadores, las UGELES, los directores, los maestros, así como los padres de familia".

En total se tienen que constituir 47,906 CAE's que representan el número total de colegios en los que programa social brindará el servicio alimentario. Hasta el momento 1'954,802 de escolares de todo el país son beneficiados.