La puso hoy en marcha el , que permitirá retirar este año cuatro mil buses con una antigüedad mayor a 20 años.

"Este plan permitirá reducir flota y la contaminación, así como aumentar la rentabilidad de quienes quedan prestan el servicio de transporte público", precisó la alcaldesa durante la entrega de los cheques a los cuatro primeros beneficiarios de este programa.

La reforma del municipio capitalino en este tema se inició el año pasado, con el congelamiento de la flota vehicular a través de la Ordenanza 1538. "De esta manera evitamos que ingresen a circulación más de los que se necesitan. Tenemos 34 mil unidades, cuando en nuestra ciudad solo requerimos 16,500", añadió la autoridad edil en la planta de la empresa Ferrocas EIRL, ubicada en Lurigancho-Chosica.

Destacó que este programa es impulsado en una primera etapa por , con un capital inicial de US$6,1 millones aportados por las empresas concesionarias del .

Villarán de la Puente señaló que a este capital inicial —que está en custodia de la (Cofide)— se sumará un presupuesto de S/.25 millones que deberá ser aprobado por el Concejo Metropolitano, con el fin de continuar con el chatarreo hasta alcanzar las cuatro mil unidades a fines de este año.

¿CÓMO ACCEDER AL BONO?Los propietarios de unidades vehiculares que presten el servicio de transporte público y que deseen acceder al programa podrán hacerlo de manera libre y voluntaria. A ellos se les entregaría un incentivo económico que fluctúa entre US$4 mil y US$10 mil.

Para ello, deberán someter sus vehículos a dos evaluaciones previo cumplimiento de los requisitos y entrega de documentos entre los que se encuentran: la copia simple del DNI del propietario o de los propietarios y en el caso de ser persona jurídica, deberán presentar la vigencia de poderes de la persona natural facultada para disponer del vehículo.

Además, tendrán que presentar la copia simple de la Tarjeta de Circulación emitida por la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima, la copia simple de la Tarjeta de Propiedad o de Identificación Vehicular emitida por la , el último Certificado de Inspección Técnica Vehicular y copia del SOAT o del CAT, según corresponda. Este proceso demora un promedio aproximado de 20 días.

Posteriormente, se realizará una evaluación final que consiste en la presentación del Original del Certificado de gravamen vehicular, emitido por la Superintendencia Nacional de Registros Públicos, con una antigüedad no mayor de 15 días, así como el original del Certificado Policial de Identificación Vehicular emitido por la .

Asimismo, deberán presentar una declaración jurada del propietario señalando que la unidad no tiene gravámenes o cargas no registradas. Luego, el propietario deberá llenar un formulario de solicitud.