(USI)
(USI)

Ayer se cumplieron 22 días de la (19) y, hasta ahora, la Policía no tiene ningún rastro del extranjero. A pesar de la falta de datos, su familia no pierde las esperanzas de encontrarlo con vida pues, según su hermano, Felipe Paschoali, el joven turista tenía conocimientos de sobrevivencia.

Artur llegó al Perú hace tres meses, junto con un grupo de mochileros, para fotografiar los atractivos turísticos del país. Fue visto por última vez el 21 de diciembre de 2012, cuando partió a la aventura desde el restaurante Indio Feliz –donde trabajaba– para dirigirse a las montañas de Santa Teresa, en La Convención. Pero nunca se supo más de él.

Desde el 2 de enero pasado, sus padres, Wanderlan Vieira y Susana Paschoali, están en el Cusco y, junto con dos policías de investigaciones de Brasil y con un guía especializado en rescate, por los posibles lugares donde podría estar su hijo.

Diez efectivos de la Policía de Alta Montaña del Cusco también se han sumado a la búsqueda del joven y, tras peinar toda la zona baja de Santa Teresa y la ribera del río, ayer iniciaron la exploración de las partes altas del distrito. La zona es muy agreste y tiene senderos empedrados y sinuosos de difícil acceso, los cuales se han vuelto más peligrosos por las fuertes lluvias.

Ante la demora en hallar a su hermano, Felipe Paschoali pidió el apoyo de las autoridades peruanas con un mayor número de rescatistas, así como equipo especializado y un helicóptero que pueda realizar la búsqueda aérea.

SABÍA QUE

- Artur estudiaba Artes Escénicas en la Universidad de Brasilia, pero abandonó la carrera para viajar por América Latina.

- La Embajada de Brasil en el Perú está distribuyendo fotos del joven entre los guías turísticos y agentes de viajes para ver si encuentran alguna pista.