Liliana Gutiérrez Velásquez tiene 41 años y hace dos años le detectaron precáncer de cuello uterino. "Fue en el 2013. Tenía dos hijos adolescentes y no me preocupaba mucho por mi salud, pues estaba separada y, al no tener ningún contacto sexual, pensaba que no contraería ninguna enfermedad", relata.

Sin embargo, en un despistaje rutinario de la Liga Contra el Cáncer los médicos detectaron la neoplasia en un estadio avanzado. "Gracias a la prevención pude detectar el mal a tiempo y salvar mi vida.

Hoy, dos años después de haber vencido esta enfermedad, recibo la bendición de volver a ser madre de un bebé completamente sano", manifestó.

El caso de Liliana tuvo un final feliz, pero no sucede lo mismo con miles de peruanas diagnosticadas con . "Cada año se detectan de 5,000 a 5,500 nuevos casos y, de estos, unos 2,000 o 2,500 terminan en la muerte de la paciente, es decir unas 6 o 7 mujeres al día", dijo Gilmar Grisson, cirujano oncólogo de la Liga Contra el Cáncer.

Estudios internacionales han establecido que en el 99.8% de los casos el responsable del cáncer de cuello uterino es el virus del papiloma humano (VPH), que también puede causar cáncer de ano, de pene o de cavidad oral, aunque son poco frecuentes.

Hasta hace poco, el VPH se presentaba con más frecuencia entre los 30 y 40 años, pero actualmente es cada vez más frecuente en menores de 18 años, por el inicio prematuro de las relaciones sexuales, es decir antes de los cinco años posteriores a la menarquia.

Se calcula que en el Perú el 18% de la población está infectado con el virus, pero el 50% corre riesgo de contraer el mal. El contagio se da por contacto genital y anal.

"Como el virus no entra en la sangre y vive en la región perineal (cuello uterino, vagina y vulva en mujeres, o escroto, pene, glande o prepucio en varones), el contagio es muy rápido y no necesariamente por penetración. Generalmente se transmite en el contacto previo al acto sexual", detalló Grisson.

También se han presentado contagios de madre a feto o a través del humo que emanan las cauterizaciones del cuello del útero infectado.

Manuel Fernández López, jefe del Servicio de Ginecología Oncológica del hospital Rebagliati, explicó que el VPH es asintomático y no tiene ningún tratamiento. Por ello es importante detectar a tiempo mediante chequeos médicos periódicos, pues métodos como el uso de preservativo solo protegen parcialmente.

NO TODOS HACEN CÁNCERAunque el VPH puede causar lesiones como verrugas, la gran mayoría son benignas y se resuelven solas. "Del 100% de mujeres que se infectan con el virus, el 80% lo elimina espontáneamente por el sistema inmunológico y solo el 20% desarrolla lesiones de alto grado y cáncer", detalló Grisson.

Fernández aclaró que aunque las personas con las defensa bajas tienen más posibilidad de infectarse, no necesariamente el adquirir el VPH deriva en cáncer. "La infección con el virus del papiloma es igual que una gripe: te da el virus, tienes gripe una semana y luego el virus se va sin dejar rastro alguno en el cuerpo", explicó.

El oncólogo de Essalud agregó que la mejor manera de prevenir una enfermedad grave es diagnosticarla precozmente y esto se logra buscando desde temprano posibles lesiones en el cuello del útero a través del examen de Papanicolaou.

"Si una prueba de Papanicolaou sale anormal, se hace una colposcopia para buscar lesiones microscópicas. En el cáncer de cuello uterino, desde que aparece la primera célula anormal hasta que se convierte en infiltrante pasan 15 años, así que hay tiempo para hacer pruebas y determinar si hay una lesión premaligna", declaró.

Fernández agregó que aunque este tipo de cáncer es muy previsible, es todavía un problema de salud pública porque aún no hay un verdadero programa de detección temprana de cáncer de cuello uterino y no hay mucha conciencia de la importancia de los exámenes preventivos.

En Essalud, por ejemplo, pese a que existe la posibilidad de acceder a estos chequeos anuales, solo un 15% de los asegurados los solicita.

VACUNA SEGURAEmpero, actualmente el método más eficaz para prevenir el cáncer de cuello uterino es la vacunación. El coordinador de la Estrategia Sanitaria Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, Washington Toledo, dijo que la vacuna protege contra los dos principales tipos de virus que causan el 70% de casos de este mal.

Aseguró que la nueva vacuna, aprobada internacionalmente, es totalmente segura porque, además de usar tecnología de última generación, no está elaborada de una parte del virus sino de una de las proteínas que lo activan; por lo tanto, al ser introducida al cuerpo humano no produce reacciones adversas.

Actualmente, el Ministerio de Salud está vacunando a las niñas de 9 a 12 años con la esperanza de que en 10 años la cantidad de muertes por cáncer de cuello uterino disminuya.

TENGA EN CUENTA

  • Desde el año 2011, el Estado está vacunando gratuitamente contra el VPH a las niñas de 9 a 12 años de todos los colegios públicos y privados.
  • Hasta la fecha ya se ha vacunado al 80% de las niñas con las tres dosis y este año la meta de vacunación es de 425,000 niñas, de las cuales el 90% completó la primera dosis, el 60% la segunda y el 50% la tercera.
  • Si por alguna razón una niña no completó la vacunación o no accedió a ella, aún puede hacerlo en los centros de salud del país.
  • El Estado invierte anualmente en esta vacuna 13 millones de soles. Las tres dosis de la misma vacuna en clínicas privadas pueden costar 1,200 soles.
  • Pese a la eficacia de la vacuna, las mujeres inmunizadas no deben descuidar sus controles médicos, pues, aunque es poco probable, podrían desarrollar alguna lesión por algún otro tipo de VPH que no está incluido en la vacuna.

Por Mariella Sausa (msausa@peru21.com)