RETRATOS A LA CHEF CAROLINA UECHI, DEL RESTAURANTE KILO
RETRATOS A LA CHEF CAROLINA UECHI, DEL RESTAURANTE KILO

llevaba arroz chaufa al colegio. Su lonchera era chaufa con milanesa, huevo frito o pollo frito. Ella se aburre rápido de las cosas, pero de ese plato no. Así que fue el chaufa el primer plato que cocinó oficialmente, y lo hizo con carne a veces, otras con hotdog. “Si bien es cierto que mi familia no es china, es japonesa, parte de la influencia oriental está también en ese plato”, comenta.

La creadora y chef de Kilo empezó en el mundo gastronómico por descarte. Quedó embarazada apenas comenzó la universidad y dejó de estudiar. Su papá le dijo que debía trabajar para mantener a su hijo. Pensó entonces que cocinar sería fácil. No lo era. Pero se enamoró del oficio. Hoy, sus principales críticos son su papá y su hijo. La clientela, siempre, por supuesto.

El sabor y el olor que la regresan a sus inicios como cocinera siempre fueron las carnes y las brasas. Sus primeras prácticas fueron en un steakhouse. Si bien ha pasado por diversas cocinas, las carnes la enganchan: “He estado encaprichada en ser parrillera y hacerme un lugar”.

¿Cuál es tu mayor satisfacción como cocinera?

Conocer gente que llega por recomendación y que regresa feliz y agradecida, cuando en realidad la más agradecida soy yo.

¿Cómo ha ido construyendo la imagen de Kilo?

Siendo muy disciplinada y fiel a lo que quiero, que es destacar en el rubro de las carnes, ahora con este toque oriental de la nueva carta. Sin perder la esencia. Mantener el valor agregado de la atención personalizada, con detalles y dedicación. Junto a mi socia hemos cuidado mucho la atención. Si no estoy yo, está ella. Hemos demostrado que las mujeres podemos manejar un restaurante y todo lo que eso conlleva, que es muy sacrificado. Las mujeres podemos estar en una parrilla y liderar una empresa.

DATO

- “Cuando descanso cocino más. Le cocino a las personas que quiero, sobre todo a mi hijo”.

TAGS RELACIONADOS