A Frida Kahlo no le gustaba cocinar, pero amaba comer y era, se dice, una exigente crítica. En la casa Rivera-Kahlo comer siempre fue una fiesta. Así me lo contó hace muchos años Guadalupe Rivera, hijo de Diego, quien vivió con ambos y plasmó una serie de recetas en el libro ‘Las fiestas de Frida y Diego: recuerdos y recetas’. Encontrar en Lima un con su nombre es para muchos de los que amamos la cultura mexicana la ocasión perfecta para pisar la tierra de la icónica pintora de manera imaginaria.

La idea es del siempre creativo Moma Adrianzén. Su propuesta es concreta: cocina mexicana con afluencia de productos peruanos. Emplea técnicas japonesas, mediterráneas y de los países a los que rinde tributo: México y Perú.

Sabores21: México en el corazón de Lima. (Esther Vargas)

Moma –reconocido con el premio Summum en la categoría Cocinas del Mundo por Jerónimo y nominado en la lista de nuevos restaurantes con Frida– juntó en este espacio vigilado por la inconfundible mirada de la pintora a tres grandes: Cristian Ruiz, el chef mexicano de Frida (mexicano); el peruano Edgardo Umeres, de Jerónimo; y Víctor Morales, de Aitana, de Ciudad de México.

Una cena especial para los amigos y para confirmar que han logrado una gran sinergia entre la cultura peruana y la mexicana se realizó hace unos días. El resultado: la consolidación del concepto ‘méxico-peruano’, algo que no había en esta ciudad y que empezó con Chinga tu Taco, también del gran Moma, que tiene en México un segundo hogar, y toda la inspiración y el sabor.

“Sin ser cocinas iguales, hay similitudes entre ambas y mucha tradición”, comenta Moma. En Frida se usa maíz peruano y mexicano, se presentan tortillas, sopes, tostadas de concha y una variedad de platos que no dejan de aparecer. Para Moma y el chef Cristian, todo podría resumirse en esta frase: “Un poquito de México en Lima”.

El chef trotamundos que es Moma, que ha pasado por tantos países, tiene a México en el corazón, y por ello consolidó la idea de instalar este lugar que además de buen nombre tiene una carta inspiradora. Poco a poco han empezado a detectar lo que le gusta a los peruanos, afinar la propuesta y encontrar la línea perfecta.

TAGS RELACIONADOS