Marisela Pedroza considera que el café cambia vidas y merece la atención de todos. Foto: Esther Vargas
Marisela Pedroza considera que el café cambia vidas y merece la atención de todos. Foto: Esther Vargas

Marisela Pedroza no imaginó que ese que tomaba en la casa de su abuela tendría un significado inmenso en su futuro profesional. Nació en Huanta, Ayacucho. Por el terrorismo, su familia se trasladó a Lima. Pero el café siempre estaba allí. Como coordinadora de Promoción y Comunicaciones de TechnoServe, Marisela se ha acercado al trabajo directo con productores y productoras, con una pasión contagiante y una dedicación desmedida. Acompañarla en sus recorridos por Monzón o El Cholón permite saber que su relación con el café no es un trabajo más.

¿En qué consiste el proyecto de Alianza CAFE?

Alianza CAFE (Coffee Alliance for Excellence) es una iniciativa de USAID, ejecutada por TechnoServe, con el apoyo de Jacobs Douwe Egberts y otros donantes en las zonas de intervención: Moyobamba, Tocache y Tingo María. El propósito es mejorar las condiciones de vida de 10,000 pequeños productores de café a través de aumentos en productividad e ingresos, mejora en la calidad de su café y articulación a mercados y servicios financieros de manera inclusiva y sostenible, social y ambientalmente. Desde 2018 (año del inicio de actividades) hemos trabajado con 8,239 familias caficultoras, de las cuales el 25% es liderada por mujeres. TechnoServe tiene como 30 años en el Perú.

¿Qué significado tiene el café para las comunidades que han sufrido el narcoterrorismo y la pobreza?

El café yo lo veo como una esperanza de vida. Hay zonas donde no había café y han sembrado café, pero hay lugares donde es tradición, y siempre han estado con el café pero por el narcoterrorismo dejaron sus cultivos. Ahora están retomando sus pueblos, sus parcelas, y vemos que abrazan sus cultivos y nosotros estamos guiándolos con asistencia técnica, para darles visión empresarial.

MIRA: Día del café peruano: Más de S/153 mil fueron comercializados en los Mercados Midagri ‘De la chacra a la olla 2021′ con la venta de café

Tu relación con los productores es muy cercana.

Siempre me involucro; siento que si yo tengo estos conocimientos empresariales, que a veces parecen complicados, debo tratar de hacerlos simples y prácticos para que ellos entiendan. Así nace, por ejemplo, el Lienzo de Negocio, que es un paso a paso. Nosotros tuvimos la idea de hacerlo como una foto, donde se pueda ver el día a día, porque es así, el campo es así. No tienes un proceso exacto.

Los caficultores con los que trabajan tienen deseos de salir adelante. Conocimos a Cruz Juanan, que encontró en Nuevo Progreso, Tocache, una oportunidad luego del cultivo ilegal de hoja de coca.

Los productores siempre están abiertos a una oportunidad. El productor conoce su campo, conoce su tierra, su parcela y el técnico viene y les ayuda con ciertas cosas. No podría decir que uno tiene más conocimiento que él porque es un trabajo entre los dos. Un buen ejemplo es Cruz Juanan, que tiene su marca de café, su cafetería con un mirador bellísimo.

Esto es un camino lento...

Este proceso ha sido de a pocos, y también hemos incluido el enfoque de género como algo prioritario. De lo que se trata es de equidad. Es un trabajo en equipo el compartir roles.

¿Qué es lo más hermoso que te ha pasado en este trabajo?

Ver que realmente cambias vidas, y esto va más allá del presupuesto o la capacidad financiera que tengas. Tu palabra es magia y lo que tú digas y cómo lo digas puede cambiarles la vida.

¿Se cambia la visión del productor?

A eso vamos. Lo que buscamos es que este proyecto tenga una visión entera porque el productor es diferente, la zona es diferente y las necesidades son diferentes. Ahora estamos viendo los cafés especiales con mayor fuerza.

LA GENTE DEBE CONOCER EL CAMINO QUE SIGUE EL CAFÉ PARA LLEGAR A TU MESA

La orientación va desde el campo.

Tratamos de que el productor haga bien las cosas en campo desde la selección de sus cerezos. Y vamos más allá del emprendimiento porque ahora estamos tocando temas de barismo y de catación. Queremos tomar toda la cadena hasta el empaque, el marketing digital, la innovación.

¿Cómo es esta conexión entre las redes sociales y la radio comunal?

La comunicación comunitaria tradicional es a través de las radios, y eso funciona, y no lo podemos cambiar porque está bien posicionado en el campo. No hay productor que no se levante y prenda la radio o duerma escuchando la radio. Eso está claro, y los otros canales también tienen importancia. Les hemos comenzado a hablar de las redes sociales, que pueden tener su WhatsApp. Los productores son nuestros voceros en campo; si ellos no están convencidos de la importancia de los canales digitales, no van a llegar a un público mayor.

Se están impulsando muchos concursos a nivel regional. ¿Cómo beneficia esto al productor?

Si los diriges bien, son una buena ventana no solo a nivel nacional, sino internacional. Lo que nosotros siempre hemos trabajado es en promocionar el café desde varios enfoques. Primero a nivel regional y luego nacional, pero tienen que pasar esta cadena para llegar al nivel internacional.

¿Qué falta para promover adecuadamente el consumo de café peruano?

Los gremios o las instituciones tienen estrategias muy tradicionales de apoyo y eso es algo que nosotros no vamos a cambiar. Lo que hacemos es sentar en una mesa a todos y conversar sobre tres o cuatro estrategias en las que podamos intervenir. El objetivo es muy individualizado por instituciones y, mientras que no tengamos un objetivo en común, vamos a hacer cosas muy dispersas.

Muchos peruanos todavía desconocen la calidad de café que tenemos...

Así es. Yo tomo un café y me encanta valorar lo mío, pero debe estar bien preparado y eso pasa por cosas que hacemos en casa, como la molienda, por ejemplo. También me gustaría que la gente vea el camino que sigue el café, todo lo que sufre el productor entre pendientes y carreteras accidentadas para llevar su producto. Entonces, además de la calidad, valoro el precio.

AUTOFICHA

  • “Soy de Huanta, Ayacucho. Llegué a Lima de niña, pero no dejamos nuestras raíces. Desde muy pequeña consumía café porque mis abuelos lo tomaban. No puedo tomar un café soluble porque realmente me cae mal. Tengo un hijo de dos años y un esposo que valora el trabajo que hacemos”.
  • “Egresé de la carrera de Administración en la Universidad del Pacífico. Luego hice mi primer máster en Gerencia Social en la Universidad Católica, y en España hice un segundo máster sobre la comercialización internacional. Y ahora estoy en un máster de Marketing Digital”.
  • “El proyecto Alianza CAFE ha llegado a 8,239 familias caficultoras, de las cuales el 25% es liderado por mujeres. Se ha tenido impacto directo en 15,915 hectáreas de café en las zonas de Desarrollo Alternativo de Tingo María, Tocache y Moyobamba”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Conoce los beneficios para la salud del consumo de café
Si tomar una taza de café se ha convertido en parte de tu rutina durante esta cuarentena, es importante que conozcas los beneficios que tiene sobre tu salud.