Jetman Noreña y Dalila Godoy. Foto: Ruta del Café Peruano.
Jetman Noreña y Dalila Godoy. Foto: Ruta del Café Peruano.

“Ella me ha enseñado todo”, refiere emocionado Jetman Noreña, un joven de 22 años que la mañana del sábado 17 de julio ganó el primer lugar en el III Concurso de Cafés Especiales del Valle del Monzón. La mujer a la que mira con amor y admiración es Dalila Godoy, quien quedó en segundo lugar. Ambos son del caserío de Macora.

El café de madre e hijo es de la variedad caturra y bourbón . Dalila obtuvo 85.60 en taza, mientras que Jetman logró 86.65. Los catadores que decidieron entre 27 muestras a los ganadores comentaron que el producto de Jetman se impuso por su complejidad y cautivador sabor con notas florales, acidez jugosa y post gusto limpio y duradero.

También lee: Los cuatro años de Neira Café Lab: “Hoy se consume más café peruano”

El evento de premiación estuvo encabezado por el alcalde de El Monzón, Michael Rubio, autoridades representantes de las municipalidades distritales de Monzón, Cholón, Leoncio Prado, e instituciones como la Dirección Regional de Agricultura de Huánuco, DEVIDA, Alianza CAFE, entre otras .

Alianza CAFE, una iniciativa de USAID, es ejecutada por TechnoServe y cuenta con el apoyo de JDE.

El concurso que se lanzó en junio, explicó el alcalde, busca identificar y reconocer los cafés de calidad que se producen en el valle del Monzón, la promoción del consumo local, y el acercamiento a tostadores nacionales e internacionales .

UNA HISTORIA DE AMOR Y SACRIFICIO

El Monzón es una zona netamente cafetalera con productos excepcionales que buena parte del Perú no conoce. Para los caficultores y caficultoras, el café es una oportunidad de tener recursos, una vida digna y en paz. Atrás quedó el terror, aquella época en la que su única salida era la hoja de coca. Dalila Godoy recuerda esas épocas con dolor: “No era bueno, no teníamos tranquilidad, y se vivía siempre asustado, habían muchas muertes aquí”.

Dalila tiene los ojos como el agua del río del Monzón, clarita, y a veces turbia. “Soy madre de once jóvenes, que me han visto trabajar bastante, y saben el significado que tiene el café. El café es vida. Lo otro era malo, era muerte”, comenta.

El café de madre e hijo es de la variedad caturra y bourbón. Foto: La Ruta del Café Peruano.
El café de madre e hijo es de la variedad caturra y bourbón. Foto: La Ruta del Café Peruano.

Jetman Noreña es uno de sus hijos menores. Estudia en la universidad para ser ingeniero agrónomo:”Quiero especializarme en café e incentivar a mi comunidad para que sus productos se conozcan y se vendan a mejor precio”.

“Quiero saber más de café”, afirma Jetman, y no puede ocultar el orgullo que siente al ver el trabajo de su madre. Gracias a ella, resalta, él puede estudiar en la universidad y también dedicarse a la cosecha. Su papá, también caficultor, murió hace un tiempo, y Jetman está seguro que le hubiera encantado verlo ganar este premio.

CATADORES REVISARON 27 MUESTRAS

Para el catador Juan Carlos Balcázar Cárdenas, los cafés de esta familia, y de los productores que participaron en el concurso merecen conocerse en el Perú y el mundo. Gracias al café, como también dice el alcalde del Monzón, esta parte del país ha dejado atrás la violencia y terror impuestos por el cultivo ilícito de hoja de coca.

Fuente: La Ruta del Café Peruano.

MIRA ESTE VIDEO:

Proclamación de Pedro Castillo

TAGS RELACIONADOS