[ACTUALIZACIÓN 08:00 A.M.] rinde homenaje este lunes a las más de 200 personas que murieron tras un grave atentado reivindicado por el este domingo 3 de julio.

Para ser precisos, autoridades confirmaron la mañana de este lunes que en total son 213 víctimas fatales (anoche se hablaba de 119 muertos).

Las cifras revelan que estamos frente a uno de los ataques más graves en la historia de Irak, un país castigado desde hace años por atentados en lugar tan frecuentados como centros comerciales, mercados o mezquitas.

El primer ministro Haider Al Abadi, que el domingo visitó el lugar del ataque, prometió castigar a los responsables y anunció tres días de duelo nacional.

El atentado fue perpetrado por un kamikaze del Estado Islámico que hizo estallar un coche bomba en una calle del barrio comercial de Karrada.

La zona estaba llena de gente que hacía sus compras para la fiesta que marca el final del ramadán, el mes de ayuno musulmán.

Por otro lado, el gobierno peruano —mediante un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores— expresó su condena tras los ataques.

[NOTA ORIGINAL]Un atentado perpetrado en la zona comercial de Karada, centro de , —donde residentes celebraban el Ramadán, el mes del ayuno musulmán— dejó, al menos, 125 personas muertas y otras 150 heridas, según informaron medios locales.

El atentado se ejecutó utilizando un camión frigorífico, cargado con explosivos. El vehículo explosionó cerca de un restaurante, ocasionando incendios en varios negocios que se encuentran en los alrededores.

El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque en un comunicado publicado en internet, apuntando que se atacó deliberadamente a musulmanes chiíes. El comunicado dijo que la explosión fue un atentado suicida.

Se trata del ataque más letal que sufre el país desde que fuerzas iraquíes apoyadas por Estados Unidos se apuntaron una gran victoria el mes pasado al expulsar a Estado Islámico de su bastión de Faluya, al oeste de la capital.

Tras la explosión, el primer ministro de Irak visitó la zona. Imágenes de video publicadas en medios sociales mostraban a una multitud enfurecida, con la gente acusando al primer ministro, Haider al-Abadi, de "ladrón" y chillando a su convoy.

En un segundo ataque, un artefacto explosivo también explotó alrededor de la medianoche en un mercado de Al-Shaab, un popular distrito chií en el norte de la capital, dejando al menos dos muertos, dijeron fuentes médicas y policiales.

En su momento de más poder, en 2014, la milicia radical arrebató a Bagdad el control de casi un tercio del país. Ahora se calcula que los extremistas controlan solo 14% del territorio iraquí, de acuerdo con la oficina del primer ministro del país.

After explosion anther one hit neighborhood north of The video of krad — Haider Ahmed (@HaiderKaytoole)