Jaime Cabrera Juncojcabrera@peru21.pe

Considerado hace dos años por la revista Granta como uno de los mejores escritores jóvenes, el poeta y narrador chileno Alejandro Zambra (Santiago de Chile, 1975) ya no es una promesa, pues ha consolidado su carrera literaria. Sus novelas son concisas, tienen un tono reflexivo y cierta musicalidad que la convierte en una prosa poética. Conversamos con él hace un mes durante su participación en la Feria del Libro de Buenos Aires.

En el último Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI) estrenaron de su novela Bonsái (2006). La cinta dura mucho más que el tiempo que toma leer esa novela breve que explora la relación entre el arte, el amor y la vida. Alejandro Zambra dice que su generación en alguna medida está enferma de nostalgia, y esto quizás se evidencie en Formas de volver a casa (2011), su novela más personal y que está ambientada durante la dictadura de Pinochet. Aunque sigue escribiendo poesía, Zambra se ha dado a conocer en el mundo de las letras a través de su obra en prosa. Y precisamente en ese punto comenzamos nuestra conversación.

Has publicado tres novelas y antes de ello has escrito y publicado poesía. ¿Te reconoces como un poeta o como un narrador?Yo creo que no hay tanta necesidad de definirse, pero obviamente en el último tiempo he publicado narrativa aunque siempre he seguido escribiendo poesía. No me definiría de ninguna manera.

Entonces simplemente eres un escritorClaro. Me interesa la escritura.

En Formas de volver a casa hay una frase que llama la atención. Dices que "leer es cubrirse la cara y escribir es mostrarla". ¿También piensas lo mismo?Es más una cuestión visual que conceptual, aunque a veces sí, me da la impresión de que escribir es mostrarse aunque en rigor también es una forma de ocultarse.

Revisa la entrevista completa en el blog .