| [ALERTA DE SPOILERS]  se mostró satisfecha con la elección de Bran Stark como nuevo rey, pero pidió la independencia del Norte y así se le concedió. Fue así cómo la hija de Ned Stark finalmente obtuvo lo que siempre deseó: ser reina.

Durante el episodio final de Game of Thrones, pidió a su hermano, el nuevo gobernante, que no se incluya al Norte en más guerras porque sus hombres ya habían pelado lo suficiente y estaban cansados. 

Fue así que Sansa, víctima de violación, golpeada, entregada en matrimonio a hombres que jamás la respetaron, se consolidó como lideresa de la región que en algún momento lideró su padre, Ned Stark.

Es un cierre importante para un personaje que ha mostrado una evolución constante a lo largo de las ocho temporadas de Game of Thrones: de noble engreída a gobernante segura y preocupada por los suyos.