(AP)
(AP)

Tras cinco años de ausencia, la banda británica de rock retornó ayer a los escenarios con un apoteósico concierto en Londres que dio inicio a su gira mundial por sus 50 años de trayectoria.

El grupo tocó sus clásicos (I Can't Get No) Satisfaction, Sympathy for the Devil y Start me up, entre otros temas, durante un show que presenciaron más de 20 mil personas.

Esta celebración sirvió para que , Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood tocaran con Bill Wyman y Mick Taylor, ex integrantes del grupo, después de 20 años.

"¿Qué tal están los de los asientos baratos? Aunque tampoco son tan baratos", ironizó el vocalista Mick Jagger sobre la polémica por el que oscilaron entre 130 y 1,174 euros.