La película The Artist fue la gran triunfadora esta noche en la 37ª ceremonia de los del cine francés, donde logró seis de los diez premios a los que estaba nominado, entre ellos el de mejor película, director (Michel Hazanavicius) y actriz protagonista (Bérénice Bejo).

La cinta, que rinde tributo en formato mudo y con factura en blanco y negro a la historia del celuloide, competirá el próximo domingo por otra decena de estatuillas en la ceremonia de los Oscar de Hollywood, donde podría convertirse en el primer filme extranjero en lograr el premio a la mejor película.

The Artist se impuso a las otras dos grandes favoritas: Polisse, de , y L'Exercice de l'Etat, de Pierre Schoeller, nominadas respectivamente en trece y once categorías.

El cuarto largometraje de Maïwenn, una cruda historia de reparto coral sobre la Policía de menores de París, cerró la noche con dos estatuillas: al mejor montaje y a la mejor actriz revelación (Naidra Ayadi).

La propuesta de Schoeller, que se introduce en los engranajes del poder y la política desde el interior de los despachos y al calor de los pasillos, tuvo que conformarse con los premios a sonido, guión original y actor secundario (Michel Blanc).

The Artist, que la semana pasada fue premiada con el Goya de la Academia española al mejor filme extranjero, solo perdonó entre los galardones de caza mayor el de mejor actor protagonista, que fue a parar por primera vez al célebre y apreciado cómico por su trabajo en la comedia Intouchables, de Eric Toledano y Olivier Nakache.

El galardón para la mejor actriz de reparto fue para la española , que logró el primer César de su carrera por su interpretación en Les femmes du 6e étage (Muchachas), del director Philippe Le Guay.

La fiesta del cine francés reconoció también a la británica , que recibió el César honorífico por una carrera que le ha llevado a sus 36 años tener ya en las estanterías dos Oscar, por Titanic y El lector.

Winslet, que lució un traje gris de lentejuelas, recogió también el premio al mejor guión adaptado por su último filme, Carnage, en nombre de la escritora de teatro Yasmina Reza y del director Roman Polanski, que no acudieron a la gala.

La cinta extranjera estrenada en 2011 que más gustó a los académicos franceses fue Una separación, del iraní Asghar Farhadi, mientras que Agéle et Tony, de Alix Delaporte, protagonizó la sorpresa de la noche al llevarse los César a mejor intérprete revelación masculino (Grégory Gadebois) y femenino (Clotilde, compartido con Naidra Ayadi por Polisse).

El César a la mejor película de animación fue para Le chat du Rabin, de Joann Sfar y Antoine Delesvaux, el mejor cortometraje resultó L'Accordeur, de Olivier Treiner, el mejor documental fue Tous au Larzac, de Christian Rouaud, la mejor ópera prima fue Le cochon de Gaza, de Sylvain Estibal, y L'Apollonide, souvenirs de la maison close, de Bertrand Bonello, ganó el premio al mejor vestuario.

En total, 21 premios para un 2011 en el que el cine francés recolectó una "muy buena cosecha" recompensada por los espectadores, a pesar de "las descargas", según las palabras del actor , que ofició como presidente de la gala.