Sandra Bullock en el Paseo de la Fama. (Reuters)
Sandra Bullock en el Paseo de la Fama. (Reuters)

Dueña de una prolífera carrera a sus espaldas con más de 40 películas, además de un Oscar y un Globo de Oro entre sus numerosos reconocimientos, la actriz por fin inmortalizó sus manos en el de .

Sandra llegó radiante al famoso Teatro Chino de Grauman enfundada en un vestido púrpura y amarillo hasta la rodilla y unos impresionantes 'stilettos' color violeta que no dudó en meter en el cemento para inmortalizar sus pies.

A su lado se encontraba su hijo Louis de tres años y medio que iba muy gracioso con un traje de chaqueta gris, corbata negra y Converse All Star a juego.

El próximo mes de octubre estrena su última película, , un drama de ciencia ficción que protagoniza junto a George Clooney y por cuya interpretación podría ganar su segundo Oscar.