(Reuters)
(Reuters)

A sus 67 años, el cantante sigue causando polémica. En su reciente libro sobre su vida, Rod: The Autobiography, cuenta que se inyectaba cocaína en el ano para así evitar dañar sus cavidades nasales.

"Comenzamos a comprar cápsulas contra el resfriado, separábamos ambas mitades y reemplazábamos sus contenidos con un poco de cocaína. Luego las introducíamos por el ano donde, por supuesto, el cuerpo humano, que es algo maravilloso, la disolvería en su sistema", relata el artista británico en el libro.

Sin embargo, afirmó que jamás estuvo en rehabilitación ni tuvo problemas a causa del consumo de estupefacientes, ya que, según él, era un "drogadicto social".

Por si fuera poco, también dio detalles de su vida sexual. Reveló que perdió su virginidad con una mujer "mayor y más grande" en 1961.

El intérprete desmintió la versión que señala que una vez ingirió tanto semen de un grupo de marineros, durante una fiesta en un bar gay de San Diego, que debió hacerse un lavado gástrico en un hospital. Aseguró que fue su expublicista Tony Toon quien inventó ese rumor después de ser despedido.