La repentina de la cantante el sábado en Los Ángeles se dejó sentir en la 54 edición de los Premios Grammy, una ceremonia que comenzó con una oración en su nombre y el recuerdo de su clásico I Will Always Love You.

Houston falleció a los 48 años en un hotel de Los Ángeles por causas que se investigan después de que fuera bajo el agua en la bañera de su habitación.

Su súbita desaparición conmocionó a sus compañeros de profesión que se reunieron hoy en el para celebrar la fiesta más importante de la música en EE.UU., que tuvo un sabor agridulce.

El evento arrancó apenas 24 horas después de que se conociera la muerte de la diva y dejó poco margen de tiempo a la organización de los galardones que concede la Academia de la Grabación de EE.UU. para preparar un sonado homenaje, si bien el nombre de Houston estuvo en boca de todos.

Las primeras palabras del maestro de ceremonias, el rapero , fueron para honrar la memoria de Houston y pedir por su descanso eterno.

"Hoy tenemos una muerte en nuestra familia, lo único que sienta bien es comenzar con una oración por Whitney Houston", dijo sentido el artista, que posteriormente dio paso a un vídeo en el que se pudo ver a la cantante en el momento álgido de su carrera entonando el tema que la hizo mundialmente famosa, I Will Always Love You, de la película The Bodyguard.

Alicia Keys, que presentó minutos después el premio de mejor interpretación solista pop que ganó Adele, aseguró que el legado de Houston seguirá presente en el futuro.

Rihanna por su parte, aprovechó para pedir al público que "hiciera algo de ruido por Whitney" mientras entonaba We Found Love sobre el escenario.

Entre los gestos de cariño hacia la cantante no faltó el de Stevie Wonder. "Quiero decir a Whitney ahí arriba en el cielo que todos te queremos", afirmó el músico.

El principal tributo de la velada a Houston corrió a cargo de , quien fue convocada por la organización de los Grammy con urgencia para rendirle un homenaje musical.

Hudson interpretó I Will Always Love You de Houston después de un mensaje del presidente de la Academia de la Grabación, Neil Portnow, y un vídeo en el que se recordó a los artistas fallecidos en los últimos 12 meses, entre ellos Amy Winehouse.

La actuación de Hudson puso en pie a los asistentes a la ceremonia.