enfrentó una difícil situación durante el concierto que ofreció en Portugal, ya que se vio obligada a salir corriendo del escenario mientras entonaba su tema What´s my name, pues las náuseas que padecía la vencieron y se vio forzada a vomitar.

La cantante intentó mantener la calma y continuar con su show, hasta que no tuvo más remedio que acercarse a las escaleras y dejar solos a sus bailarines y coristas frente al público asistente.

Horas más tarde la artista confirmó esta noticia a través de su cuenta en ante la pregunta de una de sus fanáticas sobre el incidente de esa noche. "Yep! Me fui corriendo del escenario para vomitar en plena Whats My Name… regresé justo a tiempo para cantar RudeBoy", escribió la bella morena.

Cabe destacar que no es la primera vez que un problema de salud afecta a Rihanna, ya que en noviembre pasado canceló un concierto en Suecia por padecer de agotamiento severo y fue puesta bajo "vigilancia médica".