La visita y sesión de fotos de la cantante en una mezquita de () provocó protestas por parte de los guardianes del templo y en las redes sociales, informó hoy el diario .

Rihanna posó cubierta con un pañuelo y ataviada con un "overall" negro junto a un llamativo colgante en la . Ella subió las fotos en .

A pesar de cumplir las normas de vestimenta, los guardianes del templo consideraron "inapropiadas" las poses de la cantante de Barbados y le pidieron que abandonara la mezquita.

La sesión de fotos también recibió críticas en las redes sociales por parte usuarios musulmanes.

Durante el concierto que ofreció el último viernes en Abu Dabi, Rihanna vistió un modelo blanco relativamente recatado que parecía ropa de deporte.