Jaime Cabrera Junco en Twitter

Si hay algo que debemos agradecer a los libros es el poder que tienen para transportarnos y alejarnos mientras dure su lectura de la realidad. En ese sentido (Ella), obra con la que (Lima, 1983) da el salto a la novela, logra que el lector respire la tensión y la sensación de encierro de su protagonista. Leer su novela es ingresar a esa casa donde se desarrolla esta historia de dominación y castigo. La relación madre e hija, una relación 'sagrada', es vista desde la perspectiva opuesta. Por eso, como señalara Marlon Aquino , estamos ante una voz narrativa que empieza a consolidarse.

Cuando publicaste en 2007 tu libro de cuentos Cromosoma Z decían que este ingreso tuyo a la literatura era como una patada. Ahora con (Ella), tu primera novela, ¿dirías que es un ingreso más formal?Es un ingreso más formal porque esta novela es mucho más madura que Cromosoma Z. Tiene mucho más trabajo en el lenguaje, en las imágenes. Pero creo que (Ella) es también como una patada, pero en otro sentido, porque es un libro fuerte, bastante intenso.

El origen de esta novela lo encontramos en tu cuento , que nos muestra la historia entre una madre y una hija que debe hacerse cargo de ellaDespués de que escribí el cuento, que era una historia fuerte, se me vinieron más imágenes a la cabeza y por eso decidí escribir esta novela. Quería tratar esta relación tan conflictiva entre una madre y una hija, porque forma parte de un proyecto que quiero trabajar: la relación de poder entre mujeres. Creo que lo hice en alguna medida en Cromosoma Z, pero era sobre relaciones de pareja, en cambio en (Ella) el vínculo es mucho más fuerte porque es la relación que supuestamente debería ser sagrada, la relación entre madre e hija. Quería explorar el lado más oscuro de esa relación y por eso quise escribir esta novela.

Revisa la entrevista completa en el blog .