El polémico director de cine estadounidense obtuvo este lunes su estrella en el Paseo de la Fama de , durante una ceremonia a la que asistieron sus amigos más cercanos como el actor Samuel L. Jackson.

Quentin Tarantino, conocido por sus filmes de escenas violentas y sangrientas, afirmó sentirse "muy feliz" por tener su estrella en el Paseo de la Fama y calificó su día de "fantástico", informó la agencia EFE.

EL director de películas como Pulp Fiction y Kill Bill se confesó con sus seguidores que acudieron a al ceremonia y narró sus primeras experiencias en la industria cinematográfica.

Quentin Tarantino contó al público que sus padres le llevaban a ver películas en el Teatro Chino de Los Ángeles, como Butch Cassidy and the Sundance Kid, Airport o Diamonds Are Forever, el primer filme que pudo ver del agente secreto James Bond.

El cineasta añadió que consideraba a Hollywood su "hogar", incluso antes de que viviera ahí, y afirmó que se sentía miembro de esta comunidad. Quentin Tarantino estrenará a comienzos del próximo año su nueva película The Hateful Eight.

Hace unos días, Quentin Tarantino en una entrevista para The Howard Stern Show arremetió contra Disney debido a que el filme Star Wars: El despertar de la fuerza acaparó todos los cines, sobretodo el Cinerama Dome (cine clásico de Los Ángeles), y no le cedió espacio para estrenar su película The Hateful Eight.