Ortiz reapareció en las pantallas peruanas al frente del matutino "Abre los ojos". (USI)
Ortiz reapareció en las pantallas peruanas al frente del matutino "Abre los ojos". (USI)

Jaime Cabrera Juncojcabrera@peru21.com

No hace mucho a su nombre le anteponían el adjetivo "polémico". Algunas veces le decían "irreverente". En su peor momento lo llamaban "monstruo". Pero eso quedó atrás. Ahora es el periodista serio que todas las mañanas entrevista a ministros, congresistas y demás políticos de saco y corbata. Sin embargo, con algunos matices, sigue siendo aquel tipo que responde suelto de huesos a las preguntas.

Tu dice "Vivió en Nueva York realizando diversas labores, escribiendo desde el exilio e iniciando su carrera como escritor". ¿El exilio te hizo realmente escritor?Pues tal vez sería justo decir eso. Yo no sé si tenga una carrera de escritor ni siquiera sé si tenga una carrera en realidad. No acabé la universidad, no soy legalmente periodista, no tengo ninguna filiación al , ni siquiera soy bachiller en periodismo…no soy nada realmente (ríe). Y escritor, bueno, me gusta escribir, me gustaría escribir más de lo que escribo, quisiera escribir mejor de lo que escribo, pero me parece una extravagancia o un exceso de vanidad considerarme un escritor cuando no es mi actividad principal y no lo es porque no le dedico el tiempo que debería, los libros han pasado a ser una cosa secundaria en mi vida.

¿Dirías entonces que eres un periodista con inquietudes literarias?Diría que soy un reportero que a veces escribe. Me gusta más la palabra reportero porque periodista ahora es cualquiera. Los abogados son periodistas, los actores son periodistas…los animadores, las vedettes, todos son periodistas. Y ya ser periodista como que no significa nada (sonríe). Yo soy un reportero, y creo que lo puedo decir con conocimiento de causa, porque por lo menos doce o quince años de mi vida los he dedicado a reportear, a ir donde está la historia, a trepar el cerro, a ir a la guerra. Eso sí es periodismo ¿no?

¿Si no hubieras salido de la televisión y del país no habrías escrito tu primera novela, Maldita ternura?Probablemente no. Probablemente no habría escrito más que Pandemonios para Perú21. Yo creo que escribí en Estados Unidos porque no sabía qué hacer con mi vida. No sabía qué hacer con tanto tiempo muerto, con tanta soledad, con tanta frustración, con tanta melancolía, aburrimiento, tedio, y la única manera que encontré para salir de eso fue escribir, y escribí como loco, escribí como nunca. Había días en que escribía doce horas, catorce horas y no hacía nada más. Escribir, dormir, comer, bañarme. Era eso todo lo que hacía.

Lee el resto de la entrevista en nuestro blog cultural .