A dos meses de haberse convertido en madre por segunda vez, disfrutó de unas vacaciones en familia en las paradisíacas playas de Córcega, en Francia en las paradisíacas playas de Córcega.

Allí, la española, quien aún no recupera la figura que tenía antes de su embarazo, no mostró complejos para vestir un diminuto bikini. Incluso se animó a hacer topless, pero solo cuando estaba en el mar.

La actriz viajó en compañía de su esposo y su hijo Leo, de 2 años, con quienes compartió unos días de relax.