Jaime Cabrera Junco en Twitter

Es periodista de pura casualidad –así lo dice él–, pero su vocación por escribir no es azarosa. Fanático de Spiderman, Pedro Salinas no lanza telarañas, aunque teje palabras en sus que publica en Perú21. Aquí sus arácnidas respuestas a nuestras preguntas.

Tu nombre es en realidad una coincidencia poética (ni bien digo esto ríe con ganas). Te llamas Pedro por tu abuelo materno Chacaltana y no por el poeta español de la Generación del 27.Yo soy Pedro por mi abuelo Pedro Chacaltana, y Eduardo por mi abuelo Salinas. Tengo los nombres de mis dos abuelos. Mis padres, estoy seguro (ríe), no sabían quién era el poeta cuando me bautizaron.

¿Esa coincidencia te llevó a leer la obra del poeta?Sí. Eso pasó cuando estaba en cuarto o quinto de media. En un Dominical, de El Comercio, vi: "Se cumple un aniversario más de la muerte de Pedro Salinas", y yo me dije ¿quién es este que se llama igual que yo? (ríe y sus ojos de achinan). Me compré un libro chiquito de poesías de él… y vi que el tío escribía muy bien (ríe).

Contabas que cuando eras niño conjugabas las historietas con novelas de Salgari y Julio Verne…En realidad fue progresivo. Mi abuelo Pedro, que era muy sabio, se dio cuenta de que no me gustaba que me pongan inyecciones yo de muy chico sufría de asma, entonces comenzó a chantajearme (ríe). Me decía "déjate poner la inyección y te traigo algo". Empezó con monopolio, con un juego de damas, y de pronto en las idas al quiosco me compró historietas.

¿Entonces tu primer acercamiento con la lectura surgió a través del cómic?Sí. Mi abuelo me alimentaba de cómics y luego comenzó a pasarme otro tipo de literatura, ya sin dibujitos, que eran básicamente libros de Julio Verne, de Salgari…libros de aventura, que me enganchaban.

Lea la entrevista completa en el blog .