(AP)
(AP)

La actriz australiana confesó que, en su intento por seguir luciendo joven, llegó a inyectarse bótox en el rostro, pero que no le gustaron los resultados, por lo que ahora ha decidido cuidarse de forma natural.

"Ya no quiero más cirugía. Desafortunadamente, probé el bótox pero ya lo dejé y ahora puedo volver a mover mi cara de nuevo", declaró la exesposa de Tom Cruise al diario italiano La Repubblica.

La estrella de 42 años, dueña de una belleza envidiable, destacó que hace todo lo posible para cuidar su aspecto y su piel, a la que intenta no exponer al sol.

"Soy completamente natural. Me pongo protección solar, no fumo y me cuido mucho. Me siento orgullosa de poder decirlo. Cada uno puede hacer lo que quiera consigo mismo, no lo juzgo, pero personalmente creo en la importancia de estar físicamente en forma. Así es cómo me educaron", afirmó.

Kidman no es la única actriz en rebelarse contra este tipo de tratamiento de belleza. también dijo estar arrepentida de haberse inyectado esta toxina, asegurando que durante varios meses "parecía que estaba siempre sorprendida".