No se apresuran a sacar un nuevo disco y se toman su tiempo para experimentar y crear sonidos distintos. La banda chilena ha vuelto a los escenarios, pero esta vez en el formato trío, con el que buscan entrar en una nueva etapa.

Perú21 conversó con Claudio Valenzuela (vocalista), Cote Foncea (baterista) y Eduardo Caces (bajista), quienes se presentaron en Lima el pasado fin de semana.

Es la décima vez que se presentan en Lima: ¿cómo describirían cada encuentro con el público peruano?

Claudio Valenzuela: Es increíble volver al Perú, de alguna manera siempre nos damos el tiempo para hacerlo. Ya se ha convertido en cliché de alguna forma. El fan peruano es bien aguerrido, así que buscamos hacer shows energéticos.

Claudio, en una oportunidad comentaste que la reunión con Eduardo y Cote, es decir, retomar el formato trío, se dio en un "momento preciso". ¿Por qué consideras esto?

Cote Foncea: Sí, Claudio, ¿a qué te referías cuando dijiste eso? (risas)

C.V.: No sé a qué me refería cuando dije eso (risas). Bueno, el trío siempre ha sido el formato de la banda, pero, claro, es más interesante juntarse con más personas, como lo hicimos para el aniversario de Lucybell. Sin embargo, considero que en este momento trabajar con Cote y Eduardo es lo más importante. La energía se produce en buen sentido y ha ido evolucionando.

C.F.: Quizá haya influido el proceso de haber estado con los seis integrantes originales de Lucybell. Desde hace un tiempo ha habido un hambre de volver a trabajar entre los tres.

¿Piensan retomar el sexteto en un futuro?

C.V.: No, porque en este momento estamos en un proceso de trío. Queremos volver a evolucionar y ahora nos encontramos en la construcción de un diseño de sonido para un próximo disco. Esperamos que a mitad de año podamos lanzar un tema nuevo.

Eduardo Caces: El sexteto nació como parte del aniversario de la banda. Luego de terminar esa experiencia de 'Poderoso' (EP, 2013), nos tocó el proceso de reinvención, todo un año para volver a entender qué es lo que pasaba cuando solo estábamos los tres en la banda.

C.F.: Nunca hay que ser tan estricto, no se sabe cuando se va a producir un reencuentro.

C.V.: Por supuesto. Ha sido un honor haber estado en esa etapa, pero ahora sabemos qué es lo que queremos hacer en adelante.

C.F.: Alimento una fantasía, que ni sabemos pueda suceder. Estábamos entre amigos, y por más diferencias o similitudes que teníamos, se podía trabajar en conjunto. Así lo demostramos durante el año y medio de gira juntos, algunas veces sin Gabriel ni Pancho porque tenían temas que solucionar en sus trabajos. Luego nos dimos cuenta de que este es nuestro proyecto, que lo habíamos olvidado.

E.C.: Y lo hemos revalidado. Nos sentimos muy cómodos tocando los tres.

¿Qué es lo nuevo que viene preparando Lucybell?

C.V.: Aún nos toca definirlo, pero alguna vez lo he dicho: estamos saliendo de nuestro límite, de nuestra zona de confort. Somos un bajo, una guitarra y una batería. Somos un trío, pero igual podemos hacer cosas nuevas. Ahora estamos buscando un diseño. Es como armar un rompecabezas.

E.C.: El formato que teníamos juntos ha ido evolucionando a la necesidad de crear algo nuevo, a raíz del uso de otros instrumentos, sintetizadores o sonidos de computadora. Tenemos una orientación electrónica, pero aún falta; sin embargo, no estamos apurados en hacer un nuevo disco. Por ahora queremos cerrar el círculo con canciones y sonidos nuevos hasta encontrar el estilo.

¿Cómo se adapta Lucybell en la coyuntura actual, donde la digitalización musical y los medios sociales tienen mayor relevancia?

C.F.: Hace diez años tuvimos esta conversación cuando recién estaba apareciendo el fenómeno de las redes sociales. Para la banda, —que tenemos abierta desde 2002— es un núcleo para hacer negocios, tener lazos, mantener continuidad y fluidez de comunicación. Nosotros en Chile siempre fuimos una banda pionera en formatos: primer disco en vivo, primera página web, primer DVD en vivo y así sucesivamente.

E.C: Ya es parte de nuestra existencia, así como para algunos podría ser una paloma mensajera.

C.F.: Por ejemplo, el álbum 'Poderoso' lo promocionamos enteramente por las redes sociales. Quiero decir con esto que estamos en un momento donde la tecnología es la herramienta que se ocupa de la música, así como antes era un cassette. Hoy, la tecnología se necesita y la música tiene que usarla.

Por Carolina Moreno