“Qué triste fue decirnos adiós…”. El emblemático ‘Príncipe de la canción’ ya no está más con nosotros. Sus temas quedaron inmortalizados en cada romántico y en los que valoran realmente la música. falleció el 28 de setiembre, a los 71 años y el mundo no lo olvidará.

Dejó un gran legado que construyó con mucho amor, tristeza, adversidades y desenfrenos. Pero consiguió su propósito: enamorarnos con su música.

José José nació para ser cantante. Él estuvo rodeado de música, ya que su padre era tenor de la Ópera Nacional de México y su madre era pianista profesional.

A los 15 años inició su carrera cantando jazz y bossa nova, hasta que en 1970 saltó a la fama cuando interpretó ‘El Triste’, del compositor mexicano Roberto Cantoral, en el Festival de la Canción Latina, donde le llovieron rosas. Artistas de la talla de Angélica María o Marco Antonio Muñiz se habían quedado boquiabiertos.

Aunque parezca increíble, no ganó el prestigioso concurso, pero su actuación fue memorable que los fanáticos lo consideraron el verdadero ganador.

EMPIEZAN SUS PROBLEMAS DE SALUD

En 1972 padeció de neumonía, lo que perjudicó gravemente su pulmón izquierdo y su voz poco a poco se iba perdiendo. Gracias a varios meses de tratamiento basado en ejercicios de respiración pudo volver a cantar.

José José comentó alguna vez que le pidieron que le bajara a las notas porque ya la voz no le estaba dando, pero no hizo caso. A eso se sumó los excesos con el alcohol.

PERDIÓ LA VOZ

El intérprete de ‘La nave del olvido’ se encontraba en el mejor momento de su carrera, en los años 80, cuando sufrió la enfermedad Lyme, una bacteria que le causó una parálisis casi total en su lado izquierdo, afectando también su voz. Sin tener su mejor arma, el cantante se desesperó tanto que trató quitarse la vida.

Cuando perdí la voz por primera vez pensé en el suicidio, hubo una vez en que yo me metí la pistola en el paladar, y no funcionó. ¿Qué más señal pude haber pedido de que no era mi momento y de que algo más hermoso venía?”, manifestó a Primer impacto.

El ‘Príncipe de la canción’ recurrió a varios tratamientos físicos, quería volver a cantarle a su adorado público. Le recetaron desde desinflamantes de la tráquea, cortisona, broncodilatadores e insulina, ya que también sufría de diabetes. “Cuando estoy bien desinflamado, bien preparado para cantar es lo máximo, me falta mucho por vivir”, comentó en 2015.

En 2008, el músico publicó su libro ‘Esta es mi vida’, en el que señaló a Anel Noreña, su exesposa, de darle brebajes por largos años, presuntamente contribuyó a su pérdida de voz.

“La herbolaria si se utiliza de manera positiva ayuda a mucha gente y es muy buena, pero si se hace de manera negativa puede dañar y ser muy peligrosa. Esta señora, Anel, la usó conmigo y me destruyó, disminuyó mis posibilidades, de cantar, mi fuerza”, aseguró el cantante en su autobiografía.

ALCOHOLISMO

La fama hizo que José José diera riendas sueltas a sus aventuras, hasta que tocó fondo y tuvo que ser hospitalizado. ¿El problema? El alcoholismo.

En 1993, el cantante mexicano reconoció su adicción por la bebidas alcohólicas ante el periodista mexicano Ricardo Rocha. Esta aparición lo hizo luego que estuviera internado en una clínica especializada de recuperación del alcoholismo en Estados Unidos por 32 días.

Por esa época se hablaba de la muerte del intérprete pues no se tuvo noticias de él durante varios meses.

Me convertí en un enfermo de alcoholismo. Durante muchos años he padecido esta enfermedad y he luchado diariamente contra ella… No siempre la manejo. Me ha ocasionado dolores muy grandes”, dijo el intérprete a Ricardo Rocha en 1993.

“La he padecido, insisto, durante muchos años, y he logrado batallas, de verdad, fuera de serie contra ella”, agregó.

QUISO ACABAR CON SU VIDA

En esa misma entrevista, el ‘Príncipe de la canción’ confesó que intentó acabar con su vida, debido a sus problemas emocionales, pero Dios lo detuvo porque aún no era su momento.

Yo tuve tantos problemas emocionales que decidí una vez más terminar con mi existencia”, expresó el cantante mexicano, quien añadió que sus problemas con el alcohol le causaron muchos problemas.

“Mi batalla seguirá, mi lucha, contra esta enfermedad, que en esta oportunidad me ganó una batalla, no la guerra”, dijo.

OTRA BATALLA

Cuando se pensaba que ya José José lo había dado todo en el escenario y estaba en una etapa de descanso, reapareció en marzo 2017 en las redes sociales para contar abiertamente sobre su salud. Él confirmó que le fue detectado un tumor en el páncreas, pero dijo estar “listo para enfrentar esta nueva aventura”.

"Nunca sentí ni miedo ni nada. Yo tengo una alegría de vivir, yo soy sobreviviente de varias veces que he estado a punto de morir y estoy aquí feliz de la vida de poder seguir trabajando”, sostuvo el cantante en el programa ‘Al Rojo Vivo’.

También mencionó que el alcoholismo que padeció en su vida fue “un coadyuvante a la diabetes tipo 2” que tenía desde hace varios años.

NO ESTOY SECUESTRADO

A principios del 2018, el cantante fue internado en el Hospital de Nutrición donde se encontraba hospitalizado debido a que su cuerpo no asimilaba los nutrientes. Tras varios días de estar internado y asegurando que se encuentra bien, José José salió del hospital y lo llevaron a Miami.

En octubre de ese mismo año, José José compartió un audio en su cuenta de Twitter en el que aseguraba que estaba en su casa recibiendo cuidados de su esposa y su hija.

“He oído versiones de que Sarita (su hija menor) me tiene secuestrado. Eso no es cierto. Sarita me ha estado cuidando desde que salí del hospital”, indicó.

El artista dijo en ese entonces que había “ido mejorando poco a poco, subiendo de peso, sintiéndome cada vez mejor”.

Pasaron varios meses y un 28 de setiembre de 2019, la música se vestía de luto: José José dejó de existir y el mundo le decía: “Gracias por tanto y tanto amor”.




TAGS RELACIONADOS