(AP)
(AP)

La actriz entró a un centro de rehabilitación en California la mañana de ayer, aunque un día antes abandonó otra clínica porque no estar feliz con el lugar, informó la página web de CNN.

Lohan, de 26 años, planea establecerse unos días en el que sería el centro Betty Ford, mientras se hacen los preparativos para transferirla al Instituto Lukens, en Florida, que se anuncia como "un centro de rehabilitación de lujo", aseguró Michael Lohan, el padre de la actriz.

"El Instituto Lukens es a donde ha querido ir todo este tiempo, un lugar donde obtendrá el tratamiento correcto y finalmente se pondrá mejor", dijo Michael.

La actriz inició un internamiento de 90 días en un centro de rehabilitación el jueves para evitar pasar tres meses en la cárcel por dos condenas de delitos menores y una violación a su libertad condicional en marzo, pero se marchó abruptamente del recinto porque "no estaba feliz con el lugar", aseguró su padre.

Michael Lohan afirmó que su hija no estaba feliz después de enterarse que el lugar —Morningside Recovery en California— no puede ofrecer tratamientos de rehabilitación de drogas y alcohol debido a que autoridades le revocaron su licencia.

"Si un lugar residencial de 24 horas ofrece tratamiento o servicios para promover la recuperación por abuso de drogas y alcohol, entonces se supone que debe tener una licencia", explicó Millicent Tidwell, directora de los Programas de Drogas y Alcohol del Departamento de California.