(Internet)
(Internet)

La polémica actriz volvería a los tribunales, pero ya no en el banquillo de los acusados, sino para exigir una orden de alejamiento contra su propio padre, Michael Lohan, según informó el portal TMZ.

La artista habría tomado esta decisión tras la insistencia de su progenitor de internarla a la fuerza en un centro de rehabilitación para ayudarla a luchar contra su adicción a las drogas.

El problema ocurrió el viernes, cuando Michael Lohan acudió, con un grupo de amigos, a la casa de su hija en Beverly Hills para tratar de convencerla que se interne.

Sin embargo, ella no salió a recibir a su familia y en su lugar envió a un hombre, quien sería su nueva pareja sentimental, enfrascándose en un enfrentamiento que terminó cuando llegó la Policía.

A pesar de la negativa de su hija, Michael no piensa dar marcha atrás. "Lindsay necesita ayuda. Está rodeada de las personas equivocadas. Sus amigos son un grupo de alcohólicos y drogadictos y eso le está afectando. Cada vez se pone peor y yo no estoy dispuesto a tolerarlo más. No quiero ver a mi hija morir", afirmó.