(Reuters)
(Reuters)

El abogado de la actriz , Mark Heller, utiliza el alcoholismo de su clienta como argumento para evitar que vaya a prisión por el el año pasado.

Sin embargo, la celebridad se resiste a aceptar su adicción y no quiere ser trasladada a ninguna clínica para seguir el proceso de desintoxicación y rehabilitación, tal como lo estipula el acuerdo que le ofreció la fiscalía.

Hoy, la problemática estrella estadounidense vio rechazada su solicitud para retirar dos de los tres cargos –obstrucción a la autoridad, falsas declaraciones y conducción imprudente– que pesaban en su contra en el proceso judicial.

La actriz deberá comparecer ante el tribunal, el 18 de marzo, para continuar con el juicio que la podría llevarla a la cárcel.