La polémica conductora confesó que desde los 20 años sufre de y que, cuando sube de peso, entra en ataques de pánico.

"Soy completamente obsesiva y no puedo comer nada que engorde; prefiero comer cosas saludables que me alimenten", expresó Bozzo a la revista mexicana TVNotas, donde agregó que pesa 54 kilos, pero en épocas de crisis bajó hasta los 47 kilos.

También indicó que sufre de depresiones, pero que ya aprendió a controlarlas.De otro lado, Laura escribió en su cuenta de Twitter que cobrará regalías a todos los humoristas que la imitan.