Lars von Trier bromeó con periodistas. (AP)
Lars von Trier bromeó con periodistas. (AP)

(Venecia / EFE) Incluso sin estar presente y sin película en competición, el cineasta sabe llamar la atención en el Festival de cine de Venecia. El director danés se dejó ver a través de una pantalla y transformó la conferencia de prensa sobre la versión larga de Nymphomaniac II en una especie de concurso televisivo.

Stellan Skarsgard, protagonista masculino de Nymphomaniac, asumió el rol de concursante que contaba con tres comodines para preguntar telefónicamente al director.

Sin audio en la sala de Von Trier, que estaba en su casa, el propio Skarsgard retransmitía las respuestas, que por otro lado, tampoco es que fueran mucho más serias que la idea del concurso en sí.

"No he aprendido nada porque ya lo sabía todo", respondió a la pregunta sobre sus descubrimientos en torno a la sexualidad femenina tras el rodaje de , que narra las crudas y variadas experiencias sexuales de una mujer que se considera a sí misma una ninfómana.

Lars von Trier, ganador de la Palma de Oro en Cannes hace 15 años con Dancer in the Dark y uno de los autores preferidos del festival francés, donde siempre estrenaba sus películas, fue declarado persona non grata por el certamen en 2011 cuando intentó hacer un comentario jocoso sobre Hitler.