vuelve a ser motivo de polémica sobre qué es arte tras su concierto ayer en el festival South by Southwest en Austin, Texas, (EEUU), durante el cual dejó que una asistente le vomitara encima en pleno espectáculo.

En el video de la actuación se puede ver que se trata de una puesta en escena programada, en la que la estadounidense interpreta Swine, uno de sus temas más recientes.

Junto a ella, una modelo pasea con una botella en la mano y bebe ocasionalmente de ella hasta que, en un momento dado, se acerca a Gaga y con los dedos se provoca el vómito sobre la cantante, expulsando un líquido verde.

Ambas cierran la actuación subidas en un toro mecánico, en un juego de connotaciones lésbicas.