(Internet)
(Internet)

La supermodelo británica confesó que sufrió una crisis nerviosa tras posar desnuda en la sesión de fotos para que la catapultó al estrellato, en 1992, cuando tenía 18 años.

Moss, de 38 años, se sinceró con sobre los años que pasó delante la cámara, incluso sobre imágenes ahora legendarias que la dejaron ansiosa, desmoralizada y hambrienta.

Entre sus arrepentimientos estaba la mencionada sesión fotográfica con y el fotógrafo Herb Ritts.

"Tuve una crisis nerviosa. No me apetecía en absoluto. Me sentía realmente mal al sentarme sobre este chico desnudo. No me gustaba. No pude salir de la cama durante dos semanas. Creía que me iba a morir", sostuvo.

"SOlo era ansiedad. Nadie te cuida mentalmente. Hay una presión masiva para hacer lo que tienes que hacer (y) yo era realmente pequeña… No me gustó. Pero era trabajo y tenía que hacerlo", agregó.

Cuando era todavía más joven, posó desnuda para la revista The Face, otra de las cosas de las que se arrepiente. "Ahora veo a alguien de 16 años y pedirle que se quite la ropa sería muy raro. Pero ellos eran como 'Si no lo haces, entonces no te vamos a llamar otra vez'. Así que me encerré en el baño y lloré. Después salí y lo hice", indicó.

Moss, a quien se asoció con el aspecto de "heroinómana chic" después de sus primeras fotos, dijo: "Nunca he consumido heroína, no tenía nada que ver conmigo en absoluto".

También tuvo palabras agradables para el tiempo que pasó con a mediados de los 90, cuando dijo que se sentía cuidada. Después de su ruptura en 1998, "realmente perdí ese calibre de alguien en quien podía confiar. Pesadilla. Años y años llorando".