Después de tres años, la actriz mexicana regresó a su país y denunció la persecución política por parte del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto por el encuentro que ella y el actor Sean Penn tuvieron con el narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán en 2015.

"No tengo nada que ocultar, no cometí ningún delito y sí fui víctima de una persecución política", señaló Del Castillo en una conferencia de prensa.

En este mismo sentido, la artista mexicana aseguró que demandará al gobierno de Peña Nieto por haber filtrado información de ese caso a los medios de comunicación que le afectó profesionalmente. Pedirá 60 millones de dólares como indemnización por el daño que recibió.

"Filtró información a los medios de comunicación, lo cual es un acto ilegal, tal situación propició que se detonara un juicio mediático que afectó mis derechos a la honra, dignidad, libertad de expresión y pensamiento", argumentó.

La actriz de 46 años no regresaba a México por temor a ser detenida en donde está acusada de obstrucción de la justicia y lavado de dinero relacionadas con la polémica reunión con el líder del Cártel de Sinaloa.

En otro momento, Kate del Castillo negó que haya tenido algún tipo de contacto con Sean Penn luego del escándalo que se desató por el encuentro con 'El Chapo'.

TE PUEDE INTERESAR: