Escándalos le juegan mala pasada a Justin Bieber. (AP)
Escándalos le juegan mala pasada a Justin Bieber. (AP)

Debido a sus problemas con la ley y su mala fama, el cantante canadiense ya no es bien recibido en las exclusivas discotecas de , en donde el último fin de semana le cerraron las puertas en las narices.

Los locales de moda de la ciudad como LIV, Story y Adoré se negaron a permitirle el ingreso al intérprete de Baby, quien iba acompañado de un grupo de amigos.

Según informa TMZ.com el equipo del canadiense intentó sin éxito reservar mesa en los distintos establecimientos pero se les denegó la solicitud, argumentando que Bieber tiene solo 20 años, uno menos de la edad legal para acceder a estas discotecas.

Algunos de los locales a los que el grupo del cantante quiso acudir estuvieron de acuerdo en permitirle la entrada si actuaba, pero Bieber declinó la oferta.

Así las cosas, el joven artista no tuvo más remedio que conformarse con un tranquilo viernes noche en el restaurante Cavalli.