(Reuters)
(Reuters)

Tras los recientes escándalos que ha protagonizado, el cantante ha dicho que ya no confía en nadie y que casi no tiene amigos.

"Recibo buenas vibraciones de la gente todo el tiempo, y podría llevarme bien con ellos y ser su amigo, pero ahora no me fío de nadie. Literalmente, mi teléfono nunca suena. Solo tengo cuatro personas con las que mantengo el contacto. No necesito un montón de amigos para ser feliz. Solo necesito a las personas más cercanas, a los que quiero. Solo eso", contó el canadiense al número de mayo de la revista Teen Vogue.

Justin también ha sido muy criticado recientemente por haber tratado de introducir su pequeño mono en Alemania y por haber sido expulsado de una discoteca austriaca después de que su equipo de seguridad rompiera la cámara de una fan. Sin embargo, el cantante de 19 años se niega a que las especulaciones afecten a su vida y se compara así mismo con Jay-Z.

"Sé quién soy, y estoy en control de ello. No necesito responder a cada especulación. ¿Se acuerdan cuando Cam'ron arremetió contra Jay-Z? Jay-Z ni respondió. ¿Por qué no respondió? Porque es Jay-Z", señaló.

El joven artista cree también que sigue contando con el respaldo de sus innumerables fans, en especial, de aquellos que lo siguen por las redes sociales.

"Mi Twitter es muy agradable. Tengo tantos fans que casi nunca veo un tuit desagradable. Aunque veo tantas cosas en Internet que a veces solo quiero ir a Twitter y meterme con alguno. Pero luego me lo pienso dos veces: si alguien me está criticando, voy a hacer a esta persona mucho más famosa tuiteándola", añadió.